«Cuando hacemos un retiro dejamos a un lado todo tipo de actividades que nos distraen y acentuamos una determinada práctica espiritual. Hay tres tipos de retiro: físico, verbal y mental.

Efectuamos un retiro físico cuando con una motivación pura nos recogemos en soledad y abandonamos las actividades orientadas hacia el exterior o que carecen de sentido; realizamos un retiro verbal cuando con una motivación espiritual nos refrenamos de conversaciones vanas y mantenemos silencio durante un tiempo determinado; y hacemos un retiro mental cuando evitamos las distracciones y las perturbaciones mentales más fuertes, como el apego, el odio, los celos y el aferramiento propio.»

Venerable Gueshe Kelsang Gyatso