El objetivo más elevado que puede alcanzar un ser humano es la iluminación completa, un estado de paz duradera en el que todos los obstáculos que oscurecen la mente han sido eliminados y todas las buenas cualidades, como la sabiduría, la compasión y los medios hábiles, se han desarrollado por completo.

Sin embargo, no podemos alcanzar este objetivo final simplemente deseándolo, sino que debemos utilizar los métodos apropiados para conseguirlo.

¿Cuáles son los métodos para alcanzar la paz de la iluminación total? Son los caminos del sutra y del mantra secreto, no existe otro método. Las técnicas reveladas en el mantra secreto son superiores a las reveladas en los sutras.

No sólo el mantra secreto es el camino supremo hacia la iluminación total, sino que además es muy difícil de encontrar. Como dijo Yhe Tsongkhapa, las enseñanzas del mantra secreto son incluso más escasas que los Budas, porque aunque en el presente eón afortunado aparecerán mil Budas fundadores, sólo el cuarto (Buda Shakyamuni), el undécimo y el último enseñarán los caminos del mantra secreto.

En este momento tenemos la gran oportunidad de practicar estas beneficiosas enseñanzas y, por lo tanto, es importante tomar la determinación de practicarlas con pureza.

Si las enseñanzas mahayanas desaparecieran de este mundo, no tendríamos la oportunidad de convertirnos en Budas. Por lo tanto, mientras todavía tengamos acceso a estas preciosas enseñanzas, debemos esforzarnos por ponerlas en práctica y adquirir experiencia en ellas.

La etimología del mantra secreto es la siguiente. ‘Mantra’ significa ‘protección de la mente’. La función del mantra secreto es capacitarnos para progresar con rapidez a través de las etapas del camino espiritual protegiendo nuestra mente de las apariencias y concepciones ordinarias.

‘Secreto’ indica que estos métodos deben practicarse con discreción. Si mostramos abiertamente nuestras prácticas, tendremos numerosos obstáculos. Sería como revelar en público que poseemos una joya preciosa y, como resultado, atraer la atención de los ladrones.

Para más información sobre este tema, véase Caminos y planos tántricos.

A menudo se dice que el camino del tantra es superior al del sutra, pero para comprenderlo tenemos que estudiar a fondo los dos senderos o, de lo contrario, no podremos comprobarlo por experiencia propia.

Si no estudiamos el sutra y el tantra con profundidad, no sabremos cómo practicarlos en unión y correremos el riesgo de rechazar uno de los dos.

Las instrucciones del tantra o mantra secreto son el tesoro más valioso de las enseñanzas de Buda. El logro de la iluminación sólo es posible siguiendo el camino del tantra.

¿Por qué no se puede alcanzar la iluminación practicando únicamente el sutra? Existen dos razones principales. La primera es que para alcanzar la iluminación tenemos que lograr los Cuerpos de la Verdad y de la Forma de un Buda.

Aunque en el sutra se muestra de manera general cómo realizar estos dos cuerpos a partir de las etapas del camino de la sabiduría y el método, no se revelan sus causas directas y sustanciales. La causa directa y sustancial del Cuerpo de la Verdad es la luz clara significativa, y la del Cuerpo de la Forma, el cuerpo ilusorio. Estas causas sólo se describen en el mantra secreto.

La segunda razón por la que el camino del sutra no puede conducirnos a la iluminación total es que estas enseñanzas no presentan métodos para eliminar las obstrucciones muy sutiles a la omnisciencia –las apariencias duales sutiles asociadas con las mentes de la apariencia blanca, del rojo creciente y la negra del logro cercano–.

Estas tres mentes se manifiestan cuando nuestros aires internos se disuelven en el canal central durante los procesos del sueño y de la muerte o en las meditaciones de la etapa de consumación.

Aunque estas mentes son sutiles, no dejan de estar contaminadas, porque sus objetos –las apariencias del espacio impregnado de luz blanca, de luz roja y de negra oscuridad– aparecen como si fueran inherentemente existentes.

Estas apariencias de existencia inherente son apariencias duales sutiles y constituyen las obstrucciones muy sutiles a la omnisciencia. Como en las enseñanzas del sutra no se muestra la manera de reconocer las mentes sutiles de la apariencia blanca, del rojo creciente y la negra del logro cercano, los Bodhisatvas del sutra no pueden reconocer las apariencias duales sutiles asociadas con estas mentes y mucho menos eliminarlas.

Por lo general, la apariencia dual de un objeto se produce cuando éste aparece ante la mente junto con su existencia inherente. Esta apariencia se halla presente en todas las mentes de los seres sintientes, excepto en la percepción excelsa de la meditación estabilizada de los Seres Superiores.

La realización directa de la vacuidad con una mente burda no tiene poder suficiente para eliminar las apariencias duales sutiles asociadas con las mentes de la apariencia blanca, del rojo creciente y la negra del logro cercano.

La única manera de suprimirlas es realizando la vacuidad de manera directa con la mente muy sutil de luz clara. Puesto que los métodos para manifestar y utilizar la mente muy sutil de luz clara sólo se describen en el mantra secreto, los que deseen alcanzar la Budeidad necesitan recorrer este camino.

Para más información, véanse Caminos y planos tántricos y La luz clara del gozo.

Yhe Tsongkhapa enseñó que una práctica de mantra secreto debe poseer cuatro características, conocidas como cuatro purezas completas. Estas son:

* La pureza completa del entorno. * La pureza completa del cuerpo. * La pureza completa de los disfrutes. * La pureza completa de las obras de un Buda.

La práctica de estas cuatro purezas completas no fue revelada en las enseñanzas del sutra, sino que sólo se puede encontrar en el mantra secreto.

El mantra secreto se diferencia del sutra por la práctica de traer el resultado futuro al camino espiritual. Por ejemplo, aunque todavía no hayamos alcanzado la iluminación, cuando practicamos el mantra secreto intentamos evitar las apariencias y concepciones ordinarias de nuestro entorno y, en cambio, visualizarlo como el mandala de la Deidad.

Del mismo modo, evitamos las apariencias y concepciones ordinarias de nuestro cuerpo, disfrutes y acciones, y en su lugar nos generamos como la deidad, visualizamos nuestros disfrutes como los de un Buda e imaginamos que realizamos las acciones de un Buda.

Con estas prácticas podemos alcanzar con rapidez el estado resultante de la Budeidad.

Estas cuatro prácticas son indispensables para practicar tanto el estado de generación como el de consumación del mantra secreto.

Para más información, véanse Caminos y planos tántricos y La luz clara del gozo.

* El tantra de acción. * El tantra de ejecución. * El tantra del yoga. * El tantra del yoga supremo.

En el tantra de acción se hace hincapié en las acciones externas, en el tantra de acción se da la misma importancia a las acciones externas que a las internas, en el tantra del yoga se pone mayor énfasis en las acciones internas y el tantra del yoga supremo es el más elevado.

En las cuatro clases de tantra se transforman los placeres sensuales en el camino espiritual, pero los métodos para hacerlo son diferentes.

En el tantra de acción el meditador genera gozo al mirar a una Deidad visualizada, y luego transforma esta mente gozosa en el camino espiritual. En el tantra de ejecución el meditador genera gozo al imaginar que la Deidad le sonríe, y en el tantra del yoga, al imaginar que la toma de la mano.

En el tantra del yoga supremo el meditador genera gozo al imaginar que entra en unión sexual con la Deidad y, en etapas más avanzadas, realizando este acto con una consorte real, y entonces transforma el gozo resultante en el camino espiritual. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que resulta muy difícil utilizar este gran gozo como método para alcanzar la iluminación, y que aquel que lo consigue alcanza un gran logro.

Como dijo el gran Mahasidha Saraha: «La mayoría de las personas consideran el gozo sexual muy importante y hacen un gran esfuerzo para poder experimentarlo, pero muy pocas saben cómo transformarlo en el camino espiritual».

Para más información, véase Caminos y planos tántricos.

Por lo general, el budismo enseña que el apego es una perturbación mental que debe ser evitada y finalmente eliminada, pero en el mantra secreto existe un método para transformar el apego en el camino espiritual.

Sin embargo, para practicar este método, debemos hacerlo con destreza. En esta práctica utilizamos el apego para generar gran gozo y entonces utilizamos esta mente de gran gozo para meditar en la vacuidad. Sólo de este modo se puede transformar el apego.

El apego por sí mismo no se puede utilizar directamente como un camino porque es un engaño, e incluso en el mantra secreto debe ser finalmente abandonado. En la práctica auténtica del mantra secreto, la mente de gozo generada a partir del apego medita en la vacuidad y de esto modo elimina todas las perturbaciones mentales, incluyendo el apego mismo.

Esto es similar al fuego producido al frotar dos trozos de madera que finalmente consume la madera de la que surgió.

Aquellos que no tienen destreza o cuyas mentes no están adiestradas, no pueden realizar estas prácticas de transformación. Por este motivo, los yoguis y grandes meditadores del pasado dijeron que para alcanzar las realizaciones del mantra secreto, debemos controlar la mente adiestrándonos en las etapas del camino del sutra. Sin establecer estos firmes cimientos, no es posible alcanzar la experiencia pura del mantra secreto.

Por lo tanto, es muy importante que tanto el Guía Espiritual como el discípulo tengan una mente controlada y una motivación impecable. Aunque nos consideremos budistas y tomemos refugio en las Tres Joyas todos los días, esto no es suficiente para practicar el mantra secreto.

Debemos tener en cuenta que el gran gozo espontáneo de la etapa de consumación del mantra secreto no es lo mismo que el placer ordinario que se obtiene al mantener una relación sexual.

El gran gozo espontáneo sólo se experimenta cuando, gracias al poder de la meditación, causamos que los aires internos entren, permanezcan y se disuelvan en el canal central y, como resultado, la gota blanca se derrita y fluya por el canal central.

Utilizar el gran gozo espontáneo para meditar en la vacuidad era la práctica esencial de los grandes maestros de mantra secreto de la antigua India, como Saraha, Nagaryhuna, Tilopa, Naropa y Maitripa, y de los grandes maestros tibetanos, como Marpa, Milarepa, Gampopa y Yhe Tsongkhapa.

Al igual que estos maestros lo consiguieron en el pasado, nosotros también podemos hacerlo ahora. El camino supremo para alcanzar la iluminación es la unión del gran gozo espontáneo y la vacuidad.

Para más información, véanse Caminos y planos tántricos y La luz clara del gozo.

Todos las meditaciones del budismo kadampa tienen su origen en el Conquistador Vajradhara y los antiguos grandes maestros indios del mantra secreto. Estas técnicas fueron transmitidas por los maestros indios a los maestros tibetanos, y han llegado hasta nuestros días a través de un linaje ininterrumpido, pasando de padres a hijos espirituales.

Aunque los maestros indios del pasado practicaron las meditaciones del Mahamudra, el sistema particular de Mahamudra que aquí se expone es el linaje cercano transmitido por el Conquistador Vajradhara al Buda de la sabiduría Manyhushri, que a su vez lo transmitió directamente a Yhe Tsongkhapa. Por lo tanto, Yhe Tsongkhapa fue el primer maestro humano de este linaje.

Los Gurus del linaje cercano del Mahamudra Vajrayana son los siguientes:

Vajradhara, Manyhushri, Yhe Tsongkhapa, Togden Yhampel Gyatso, Baso Chokyi Gyaltsen, Drubchen Dharmavajra, Gyalgua Ensapa, Khedrub Sangye Yeshe, Panchen Losang Chokyi, Gyaltsen Drubchen, Guendun Gyaltsen, Drungpa Tsondru Gyaltsen, Konchog Gyaltsen, Panchen Losang Yeshe, Losang Trinley, Drubuang Losang Namgyel, Kachen Yeshe Gyaltsen, Phurchog Ngauang Yhampa, Panchen Palden Yeshe, Khedrub Ngauang Doryhe, Ngulchu Dharmabhadra, Yangchen Drubpey Doryhe, Khedrub Tenzsin Tsondru, Doryhechang Pabongkha Trinley Gyatso Yongdzsin, Doryhechang Losang Yeshe, Doryhechang Kelsang Gyatso Rimpoché.

En los últimos tiempos, el sostenedor de este linaje fue Trinley Gyatso, conocido como Phabongkha Rimpoché, emanación de la Deidad tántrica Heruka. Este gran lama fue como el sol del Dharma e iluminó el significado oculto tanto del sutra como del mantra secreto.

Finalmente transmitió el linaje del Mahamudra a su hijo espiritual, Yongdzin Triyhang Doryhechang, y gracias a la bondad y autoridad de este sagrado Guía Espiritual, ahora podemos disfrutar de estas preciosas enseñanzas.

Para más información, véase Caminos y planos tántricos.

Aunque resulta difícil encontrar en Occidente libros fiables escritos por maestros tántricos cualificados, Editorial Tharpa está orgullosa de presentar los siguientes títulos compuestos por el maestro tántrico contemporáneo Gueshe Kelsang Gyatso:

Mahamudra del tantra – Introducción a la meditación tántrica

Caminos y planos tántricos – Cómo entrar en el camino vajrayana, recorrerlo y perfeccionarlo

La luz clara del gozo – Extraordinaria exposición de las prácticas más avanzadas del budismo tántrico

Guía del paraíso de las Dakinis – La práctica del tantra del yoga supremo de Vajrayoguini

Esencia del vajrayana – La práctica del tantra del yoga supremo de Buda Heruka